Derechos Digitales: En Defensa de los Datos

Quizás ya te ha llegado un correo poniéndote al tanto de las nuevas condiciones de seguridad y privacidad con que cuentan tus redes sociales. Tal vez hayas escuchado la noticia o tu celular vibró porque tienes que actualizar tu consentimiento a que Facebook y otras aplicaciones recopilen tus datos. Lo más probable es que esto te ocurra pronto, ya que el viernes 25 de mayo se ha confirmado de manera obligatoria la nueva norma de protección de datos en la Unión Europea (UE).

Y aunque Chile quede a cientos de kilómetros del viejo continente, los cambios que viven los países europeos actualmente serán los mismos que afectaría a las demás regiones. Compañías criticadas, como Facebook y Google, deberán restablecer los términos de sus servicios y entregar las herramientas para que los usuarios puedan proteger su información privada. Una victoria para los ciudadanos, sobre todos aquellos que han luchado y continúan su batalla por hacer de Internet un espacio más democrático y justo.

Juan Carlos Lara es uno de ellos. El Director de investigación y políticas públicas de Derechos Digitales, una organización de alcance latinoamericano, independiente y sin fines de lucro, fundada en 2005 y que tiene como objetivo fundamental el desarrollo, la defensa y la promoción de los derechos humanos en el entorno digital nos dio su opinión respecto al caso de los perfiles de Facebook, que estaban en poder de Cambridge Analytica. 

 

Como quizás saben, Facebook y su CEO, Mark Zuckerberg, tuvieron que enfrentar a la justicia norteamericana y la europea por verse involucrados en la entrega de más de 87 millones de perfiles de la red social a la agencia Cambridge Analytica. Ésta, según relató Christopher Wylie, ex colaborador de la agencia, influyó en las elecciones del Brexit en Gran Bretaña y las últimas presidenciales en los Estados Unidos.

Frente al polémico hecho, salta la siguiente duda: ¿Qué seguridad tenemos como usuarios de Internet? ¿Cómo proteger nuestra información de las grandes compañías?

En principio, el problema estaba en Cambridge Analytica. Debido a que ellos lograron obtener los perfiles y trabajaron con ellos creando muestras de votantes para la campaña política de Donald Trump. Hasta el momento no ha sido posible establecer ilegalidad directa en las elecciones, esto debido a que lo que realizó la agencia es una asesoría legítima.

Juan Carlos Lara nos señala que “estas empresas se presentan como agencias capaces de realizar análisis de grandes bases de datos con fines de auxilio a campañas políticas y electorales”. Sin embargo, “no es tan claro que sea tan efectivo el servicio de estas empresas, si no lo que está claro es que al final terminas trabajando para las campañas públicas”, agrega Lara.

“Es necesario precisar que cuando señalamos que Cambridge Analytica y sus similares son un problema, es debido  a la distinción que existe entre lo que realiza la empresa y lo que ellas dicen que hacen”.

Aunque Facebook también tiene que entregar explicaciones sobre el asunto. Esto debido a que la red social fue la que entregó los datos de estos perfiles, poniendo en juego la confianza de sus usuarios que rápidamente reaccionaron ante la situación. #DeleteFacebook (#EliminaFacebook) fue tendencia durante días y de inmediato los afectados demandaron a la compañía de Mark Zuckerberg. Los norteamericanos sintieron que su privacidad estaba siendo comercializada incluso para fines políticos.

En Chile la situación no es muy distinta y la venta de bases de datos es una acción cada vez más recurrente. Así nos confirma Juan Carlos Lara quien resalta que en nuestro país “es muy fácil recopilar datos del domicilio de una persona, particularmente el domicilio de los votantes, al mismo tiempo es muy sencillo correlacionar el domicilio de las personas con el nivel socio-económico. Al mismo tiempo, es fácil de correlacionar este nivel socio-económico con las mesas de votación y con los resultados probables. Entonces, sí se puede hacer a nivel chileno un trabajo de análisis de detalles sobre el posible y probable voto de las personas que efectivamente votan”.

¿Cúal es el marco legal de todo esto?

“La principal fuente de regulación de esto es la regulación de los datos personales. Pero esto se escapa del caso de Facebook y Cambridge Analytica, ya que la información que se usa (o usó en este caso) es la que uno entrega por usar Facebook y las aplicaciones que se sincronizan con la red social. Nosotros autorizamos a todas estas aplicaciones a recopilar nuestra información cuando no leemos las condiciones y aceptamos así sin más, dándoles nuestro consentimiento”, explica Lara.

“En el caso de la ley chilena el consentimiento sirve, pero no es necesario en todos los casos. Hay mucha información que se puede recuperar públicamente y que es legal recolectar y que además es legal armar bases de datos a partir de esa información, sin tener el consentimiento de la persona. Estas fuentes que son accesibles no son solamente de fuentes públicas, como el padrón electoral, registros de bienes raíces, registros de los propietarios de vehículos motorizados, sino que también son fuentes accesibles al público aquellas a las que uno puede acceder sin mayor riesgo. Y si bien los datos que pueden recogerse mediante fuentes públicas son más o menos limitados, esa limitación es bastante poca. De hecho ese límite permite la existencia de sitios como el rutificador que me permite encontrar el nombre y domicilio y el rut de una persona porque proviene de fuentes de acceso público y si yo armo una base de datos con esa información, también será legal”, sentencia .  

Luego del escándalo la red social más famosa del mundo se vio obligada a mejorar su política de privacidad. En su nueva versión Facebook tiene un acceso más simple a la política de privacidad, es más fácil para el usuario ver los datos que está entregando a la aplicación y le permite eliminar los que no desea mostrar. Sin embargo, deberán todavía modificar más el contrato que presentan a sus usuarios con la nueva normativa europea.

Lara nos explica que para eliminar de raíz estos escándalos es necesario mejorar tres aspectos del mundo digital:

    1. Se debe educar sobre los datos personales.
    2. Deben existir instituciones capaces de regular y proteger al ciudadano y su privacidad.
    3. Pero, sobre todo, las empresas como Facebook o Google deben tener los principios sociales por sobre los comerciales.

Para Juan Carlos Lara los datos son fundamentales en Internet y nosotros “no tenemos mucha conciencia respecto al valor que esto tiene, porque ese valor no es monetizable, sino que su valor es tan eventual y potencial”.

“En la medida en que nosotros empecemos a mejorar nuestras propias prácticas de autodefensa, en la medida en que gocemos de una mejor institucionalidad y ya haya un proyecto de ley en este sentido, pero también en la medida en que las empresas empiecen a responder a esta presión social, vamos a encontrarnos con un escenario mucho mejor de defensa de los datos y de todo lo que eso conlleva en términos de privacidad, discriminación,  de autonomía y mucho más”.

Juan Carlos Lara, Derechos Digitales
Juan Carlos Lara, Derechos Digitales

La nueva normativa se legisló hace dos años, casi como un intento fallido de prevenir escándalos como el de Facebook. Su tardía puesta en escena oficial no es la única duda que deja este proyecto recién inaugurado.

La revista especialista en tecnología y economía de El País, Retina, ya analizó este proyecto de ley de la UE que trae varias faltas respecto a las necesidades actuales para proteger nuestros datos personales.

Entonces viendo que aún no existen respuestas que nos puedan, valga la redundancia, asegurar nuestra seguridad en Internet, surge la duda sin respuesta:

¿Qué nos queda por hacer si es que no logramos lo que plantea Lara? 

Por el momento, al menos ya dimos el primer paso: estar conscientes de la importancia de nuestros datos personales en la web y de la huella digital que puede llegar a ser usada contra nuestra voluntad. Atento ahora a leer las Condiciones de Seguridad y Privacidad en la próxima aplicación que instales en tu teléfono.