Emily Bell: los nuevos desafíos del periodismo digital

En momentos donde estamos preocupados de que la verdad prevalezca, el periodismo vive un cambio en su estructura. La tecnología y las redes sociales han provocado una transformación en la forma de ejercer el periodismo, en su poder y cómo éste se relaciona con su audiencia. Para Emily Bell, académica de la Universidad de Columbia y directora del Tow Center for Digital Journalism estamos empezando a aceptar que el periodismo no es un buen negocio. La ex editora de The Guardian, dictó el pasado martes 15 de noviembre una charla en la Escuela de Periodismo UDP sobre “Cómo salvar al periodismo (y la democracia) de Facebook”. Revisa la conferencia y compártela.

 

Bell afirma que hoy es una excelente época para ejercer el periodismo, ya que la industria de medios está viviendo un cambio como no había ocurrido desde la invención de la imprenta, el más importante en siglos. En este contexto, ¿cuáles son los desafíos para los medios que plantea la académica?

– El avisaje en los medios impresos está desapareciendo y no va a volver. 

El avisaje ha desaparecido en el periodismo. Y cuando digo que ha desaparecido, no es que ha desaparecido completamente, pero el avisaje impreso este año en Estados Unidos ha bajado entre el 12 y 15 por ciento. Se ha visto lentamente el declive en sus ganancias, la publicidad impresa no va a volver, se ha ido. Hoy todos quienes tienen una imprenta saben que tienen que construir sus ingresos digitalmente y más rápido o encontrar otras formas de hacer dinero y disminuir radicalmente el tamaño de su organización. El avisaje hoy se distribuye entre Google y Facebook”.

– Los medios perdieron la relación directa que tenían con su audiencia: hoy el contenido se distribuye en plataformas sobre las que los medios no tienen control ni poder.

“El cambio de cómo esto ha sucedido a lo largo de un año…Si te pasas la vida creando interactivos o periodismo de datos que no son adaptables a los estándares de Facebook, eso no es bueno. Si Facebook dice queremos fotos, videos u otro formato, estamos siendo determinados por lo que las plataformas quieren moldear de nuestro periodismo”.

“…lo que le ha pasado a las audiencias de noticias en los últimos 5 años es que han cambiado dramáticamente sus hábitos de lectura y la forma de verlas. El Pew Research reportó el año pasado que el 40% de los estadounidenses consumen sus noticias desde Facebook, no desde otras redes sociales. Entonces cuando les preguntas a las personas cuáles son sus fuentes de información, Facebook es la plataforma número uno que ellos identifican”.

– La tecnología para producir/distribuir contenido ya no depende de los medios.

“(Realizamos un estudio) y observamos a 12 medios y casi a 25 plataformas y tratamos de monitorear cuánto estaban los editores de medios reteniendo su contenido y linkeando sus propios artículos en sus sitios, versus cuántos estaban publicando directamente en las plataformas.  Encontramos que el 80 por ciento de los editores estaban publicando íntegramente en Facebook. O sea, el Washington Post aun tiene su sitio web pero todo lo que publican, también se publica inmediatamente en Facebook, Instant Articles. Entonces tienes esta creación de una completa separación de noticias, una que está confiando en terceras partes y plataformas para llegar a sus audiencias y ser distribuidos”.

Para Bell con la irrupción de Internet y la facilidad de los usuarios para crear contenidos, hay algo positivo: las barreras de entrada para crear un medio, reportear y distribuir información, son bajísimas. El tema es que el negocio hoy está en manos de un tercero, que son las redes sociales, plataformas de distribución de contenidos que los medios no controlan.

Además, agrega que esta situación ha generado un cambio drástico en la relación del medio con su audiencia y en el negocio de las noticias. “Todos los grupos consolidados como BBC, CNN o The New York Times tienen su propia estructura y su propia relación directa con quienes ven, leen y escuchan su periodismo. Lo que pasa hoy con las nuevas plataformas es que esta relación ya no existe”.

Los desafíos que plantean Facebook y las redes sociales

El año 2015 Snapchat lanzó Discover App, una actualización de su aplicación que permite a través de una alianza con diferentes medios como CNN, Vice, ESPN entre otros, publicar videos y pequeñas piezas con las noticias importantes del día. Ese mismo año Facebook lanzó Instant Articles, una nueva función que permite a los usuarios acceder a contenido periodístico sin tener que salir a una página distinta. Así también Apple, Google y Twitter han creado su propia aplicación y mecanismo para contar las noticias.

“Sin duda es una buena noticia que las plataformas virtuales, con buenos recursos, estén diseñando sistemas que distribuyan noticias. Pero cuando se abre una puerta, otra se está cerrando”. Así se refiere a estos hechos Emily Bell, en un artículo escrito para la Revista Santiago de la Universidad Diego Portales, donde comenta este cambio que vive el periodismo a nivel mundial.

La académica se refiere al problema que hoy las noticias se filtran a través de algoritmos y plataformas impredecibles en una esfera que el usuario “determina” a través de sus gustos e intereses, disminuyendo una visión plural y crítica de la realidad. Esto es lo que se ha llamado la “cámara de eco”, ya que estamos expuestos a información menos diversa porque las plataformas nos traen de vuelta lo que comparten nuestros amigos, que suelen tener preferencias similares a las nuestras.

“El problema es que no hay manera de decir cuál es el objetivo de Facebook”, asegura la periodista, haciendo hincapié en que principalmente la red social no se preocupa de informar, sino más bien, de compartir información más allá de su veracidad (noticias falsas) y relevancia.

Ante esta realidad Emily Bell plantea ciertas consideraciones al respecto:

1- El reporteo de noticias va a tener un renacimiento. Se trabajará más en su rigurosidad a raíz del surgimiento de noticias falsas en la web.

2- Google y Facebook se involucrarán más en el periodismo y contratarán editores.

3- Veremos más inversión y más enfoque de estas empresas en lo que respecta al trabajo de las noticias y periodismo.

4- Sólo se puede solucionar este “conflicto” generando un diálogo, desde el periodismo con las plataformas digitales.

5- El periodismo se está inclinando hacia una prensa independiente más robusta.