Obra y nostalgia de Ai Weiwei

“Cube Light”

Creada en 2008, esta gran estructura consiste en un candelabro encendido rodeado por cientos de cristales que terminan conformando un cubo. Con esto, Weiwei pretende acentuar los estilos de vida excesivamente lujosos que lleva – por sobretodo- la cultura occidental. Una exhibición que busca representar la superabundancia de la opulencia.

“Map of China”

Elaborado a partir de una base de carpinus (madera de hierro) -la que fue recuperada de los templos demolidos de la dinastía Qing-, “Map of China” es una elegante protesta al conflicto político-étnico que se ha desarrollado en el gigante asiático en el último tiempo. Situación que se ha visto reflejada esencialmente tanto en el desarrollo económico como en la destrucción de la cultura tradicional. Además, refleja sus obsesiones en el juego con la iconografía nacional.

 

Urna Coca-Cola

En 1994, Ai Weiwei realizó otra obra provocadora: pintó otra urna de la dinastía Han con el logotipo de Coca-Cola, simbolizando quizá la occidentalización de la cultura, o criticando a esa China de capitalismo rampante pero de gobierno autoritario que habla de una economía socialista de mercado. Para otros, los puristas, su trabajo es vandalismo puro.

Sunflower Seeds

En 2010, el artista sorprendió con una exposición que parecía una locura. Llenó el suelo del Museo Nacional Británico Tate Modern, de semillas de girasol. Estas no eran semillas cualquiera, todas estaban hechas de porcelana y pintadas una por una a mano.

En dos años de trabajo intenso los artesanos contratados por Ai hicieron para él más de 100 millones de semillas, de las cuales el artista mencionó haber pintado unas dos o tres, reconociendo que era un trabajo que parece simple, pero que en realidad es muy complejo.

 

S.A.C.R.E.D

Ai Wei Wei pasó varios meses recluido en una cárcel de China en 2011. Quedó tan marcado por el hecho, que dos años después transmitió su experiencia a través del arte en una obra a la que nombró S.A.C.R.E.D. Creó 6 maquetas encerradas en una caja de hierro, con esculturas de él mismo durmiendo, comiendo, bañándose, bajo interrogatorio y sentado en el baño, cada escena lo enseñaba a él junto con la constante vigilancia de dos guardias. La muestra fue muy controversial y cuestionada. El mismo artista se planteó una pregunta: ¿Puede el arte político seguir siendo buen arte?

Large

Una de las presentaciones artísticas más recordadas de Ai Wei Wei, fue en 2014, cuando llenó de su arte la conocida prisión de Alcatraz. Esta penitenciaría de Estados Unidos, en sus tiempos, era donde llevaban a los delincuentes más peligrosos, entre sus pasillos por ejemplo llegó a caminar el conocido gángster Al Capone.

La muestra habla de la libertad y los derechos humanos. La contó con elementos de la tradición China, como una gran cometa de tela con forma de dragón, los baños fueron llenados de flores hechas con porcelana china y en la entrada dejo una placa construida con legos.  

Circulo de animales/ Cabezas del zodiaco

También en 2014, Ai WeiWei creó una nueva exposición que presentó en Ciudad de México. Círculo de animales/Cabezas del zodíaco es una representación de los 12 animales del zodiaco chino. Las esculturas de 4 metros de altura y 300 kilos de peso, están inspiradas en la fuente-reloj del palacio de verano de Yuaming Yua de China, que fue destruido en 1860. El artista plantea una crítica al saqueo y los bienes culturales.

Good Fances Make Good Neightbords

Para este año el artista ya tiene preparada una exposición en Nueva York, el 12 de octubre, llamada “Good Fences Make Good Neightbords”. La que contará con cerca de 10 grandes instalaciones basadas en el tema de las cercas. El nombre de la muestra hace referencia a un poema de Robert Frost, llamado “Reparar el muro”, que utiliza la oración que le da título a la obra. “Cuando cayó el muro de Berlín, había once países con cercas y muros fronterizos”, comentó Ai. “Para 2016, ese número había aumentado a 70. Estamos presenciando un aumento del nacionalismo, un incremento en el cierre de las fronteras y una actitud de exclusión hacia los migrantes, los refugiados, las víctimas de la guerra y de la globalización”, 

En su cuenta de Instagram, Ai publicó además una serie de fotos en las que muestra su experiencia por Latinoamérica en las últimas semanas y su estadía en Chile, con particulares y conmovedores registros tanto de Valparaíso como Isla Negra, lugar donde su padre entabló amistad con Pablo Neruda.

Una publicación compartida de Ai Weiwei (@aiww) el

Una publicación compartida de Ai Weiwei (@aiww) el