RADIOHEAD Y BEYONCÉ SON (CASI) LO MISMO

Pudo ser el aparataje sobre las canciones más que las canciones mismas. Radiohead corrió ese riesgo durante las dos últimas semanas al borrar todo el contenido de redes sociales sin mayor explicación, para comenzar a esparcir el rumor. Después de todo, ya se cumplían 5 años desde King Of Limbs, su colección inédita más reciente. Y a partir de sus últimos shows masivos en Australia en 2012 ya era demasiado el silencio.

Luego de liberar los videos de dos canciones, “Burn the Witch” y “Daydreaming”, finalmente el domingo 8 de mayo de 2016 se conoció el contenido completo para descargar (o encargar, si te gusta el cd y el vinilo) A Moon Shaped Pool, su obra modelo 2016. Una jornada en que, simultáneo al día de la madre, millones de personas ya estaban comprando o intentando piratear lo nuevo de Radiohead para no quedar fuera de una fiesta antecedida por una efectiva campaña digital. Hay detalles que llegan a ser enervantes: la distribución de una copia en 35 mm de “Daydreaming”, dirigida por Paul Thomas Anderson, con un mensaje de “hicimos una película, acá está, estaríamos felices de que pudieras exhibirla”.



Por el otro lado -o por el mismo en rigor-, la cantante Beyonce Knowles publicó sus canciones nuevas el 23 de abril de 2016, a la vez que estrenó un álbum visual en la cadena de televisión de pago HBO, que complementa conceptos sobre el mismo, y que también sirve a la músico, empresaria y productora ejecutiva para declamar como suya la poesía de Warshan Shire. Es un segundo álbum visual, se dice de Lemonade, modificando un poco la idea de una-canción-un-video que tuvo el homónimo Beyoncé, publicado en 2013. Acá es más bien una canción-una-idea.

Así, A Moon Shaped Pool y Lemonade, se parecen. Mucho. Harto. Qué impudicia lo que decimos. Cómo sería posible. En qué universo los colocaríamos al lado. Pero sí. Los dos lanzamientos, adosados a la prótesis digital de su preferencia, están allí instalados ceremoniosamente, para crear la necesidad de escucharlos. Es un parecido poco más que circunstancial. Tanto Radiohead como Beyoncé están completamente seguros de su trabajo: un puñado de canciones irrumpen masivas y deseadas, con características reiteradas pero con un estándar de realización sobre la media. Radiohead y Beyoncé, dos caras del marketing digital, definen qué es masivo en 2016. 

Por fuera, la espectacularidad. Aunque por dentro poca novedad.

ESCUCHA LA COLUMNA COMPLETA

O SIGUE LEYÉNDOLA EN EL BLOG DE PATRICIO CUEVAS.