Rusia 2018: Un mundial de pocos colores

Fotografía por IDJ Photography
Fotografía por IDJ Photography

El mundial de fútbol es las mayores citas deportivas que se repite cada 4 años. Durante casi un mes, los ojos de los fans ponen prioridad a cada encuentro que enfrentan los países clasificados. 32 son las banderas que adornan los estados y que representan a varias culturas de todos los continentes. Pero en Rusia hace falta una bandera durante todos lo meses del año: La bandera de la comunidad LGBT+. Todavía más en junio, mes del mundial y del orgullo.

Rusia es uno de los 75 países que aún condenan lo que ellos denominan como “la propaganda homosexual”. Es decir, en Rusia es ilegal y trae consecuencias penales cualquier acto homosexual o de tipo “indebido y de carácter sexual”, siendo un país con una alta tasa de homofobia. Tanto para la legislación rusa y para sus pobladores, ver a dos personas del mismo sexo tomados de las manos es “intolerable”. Un peso negativo a la cultura rusa y que es validado por su actual presidente y más influyente líder político, Vladimir Putin.

A pesar de que Rusia fue pionero en legislar a favor de la homosexualidad en el 93´, Putin auspició en 2013 una serie de leyes que volvían a permitir la discriminación contra las personas que “promocionan la homosexualidad”. El actual presidente que es conocido por sus polémicas frases, además de su actitud machista, defiende esta ley porque según él es una medida que protege a los menores. “La lógica de esta ley es que los niños puedan crecer tranquilamente”, señala el actual presidente en entrevista dirigida por Oliver Stone.

En los últimos años, los movimientos de la comunidad LGBT+ han intentado modificar la situación por medio de manifestaciones y protestas. Sin embargo, Rusia es una cancha dispareja para ellos y han debido combatir contra la represión estatal y contra la de sus conciudadanos.

Se han tomado medidas para que los fanáticos no se vean en situaciones de discriminación e incluso se ha denunciado sobre aquello utilizado el recurso del fútbol. Como es el caso del TyC Sports, canal argentino, que creó un comercial donde alude al amor y la pasión que se tiene por el fútbol ironizando sobre las leyes discriminatorias de Rusia.

He de esperar que el mundial logre abrir un espacio de cambio de perspectiva para el bien de la comunidad LGBT+ y los derechos humanos.