“Nunca Vas a Estar Solo”: conciencia frente a la homofobia

El pasado 10 de noviembre se estrenó el primer largometraje escrito y dirigido por Alex AnwandterNunca Vas A Estar Solo. Las expectativas frente a la cinta eran altas pues se inspiró en una historia real de violencia, vergüenza y miedo, la historia de Daniel Zamudio, quien se ha convertido en un símbolo contra la violencia homofóbica.

La idea de la película es retratar la relación entre dos hombres. Se trata de la historia de Juan (Sergio Hernández) y su hijo Pablo (Andrew Bargsted), quién es “demasiado gay”, en palabras de su amiga Mari (Astrid Roldán). La orientación sexual de Pablo genera roces entre algunos de los vecinos del barrio donde vive, en la comuna de Renca.

En la actualidad, esa es la realidad que enfrentan las minorías sexuales: son atacadas, perseguidas y discriminadas.

Para la actriz Astrid Roldán, esta película significó un desafío porque involucró aspectos personales y porque en sus palabras: “Representa mi trinchera, es la forma que tengo de conmover y afectar a un porcentaje de la sociedad que me duele

En tanto, para el actor Sergio Hernández, a pesar de lo difícil y doloroso de hacer esta película, su importancia radica en “el gran sentido que tiene realmente provocar una toma de conciencia”.

La producción audiovisual ganó un Teddy Award, premio que se entrega a películas con temática LGBTI, durante el Festival de Berlín, certamen fílmico reconocido a nivel internacional.

Astrid Roldán y Sergio Hernández nos entregan sus impresiones y opiniones en su experiencia trabajando en la película Nunca Vas A Estar Solo, luego de la exhibición en la Biblioteca Nicanor Parra de la UDP como parte del Ciclo de Cine e Identidad de Género.