Titular o no titular: El dilema de los medios frente los dichos de Trump

Este 15 de enero, se celebró el día que conmemora la vida y lucha de Martin Luther King, activista por los derechos e igualdad racial en los Estados Unidos. En la víspera de ese día, Donald Trump, presidente de aquel país, se defendió de las críticas ante los medios diciendo: “No soy racista”.

Las palabras de Trump son un intento de revertir ciertas acusaciones que han puesto al mandatario en el ojo del huracán. Esto luego que los medios hayan destacado la acusación que asegura que Trump, en medio de una reunión parlamentaria, señaló a El Salvador, Haití y países de África como “agujeros de mierda” (shithole countries, válidamente traducido también como “países de mierda”).

Cuesta escribir una declaración como esta, ya que es un insulto directo que discrimina a ciertas comunidades y replica prejuicios sin fundamentos. Pero cuesta más titular con aquella frase, lo que ha significado un desafío y un debate para los medios.

El Washingtonian analizó la manera cómo titularon los medios esta situación. Dentro de su artículo, se destaca el hecho de que la prensa norteamericana tiene una regla editorial de no publicar palabras ofensivas, ni mucho menos, aquellas de carácter racista. A pesar de esto, la gran mayoría puso la declaración del presidente tal cual. El debate de la situación llegó hasta las redes sociales.

Andrea Insunza, periodista de investigación de la Escuela de Periodismo, fue una de las que siguió atentamente el tratamiento de los diferentes medios sobre la noticia y analizó la manera en que publicaban y titulaban el suceso.  “Parecen detalles, pero son decisiones editoriales, quizás lo único propiamente “exclusivo” del trabajo periodístico hoy”, escribió vía Twitter.


 

Y es que citar los dichos en vez de presentarlos como algo propio, puede marcar la diferencia en la manera cómo el medio se posiciona ante la discusión. Muchos apostaron por citar la frase tal cual, otros citaban la palabra shithole (mierda) dentro de su titular y algunos prefirieron incluso censurarla (Sh*thole Countries). El New York Times  fue el más discreto. En su titular no escribió la grosería y solo se refirió a ella como un “lenguaje vulgar” utilizado por el presidente.

El Times reflexionó también sobre la forma en cómo se anunció la noticia. “Los medios de comunicación dieron el jueves el paso inusual de permitir que la palabra “shithole” se use impresa y en el aire”, señala Michael Grynbaum, columnista del NYT. “Sería inútil ocultar la palabra cuando el idioma en sí, en referencia a Haití y los países africanos, era tan extraordinario” cita la columna a John Daniszewski, Vicepresidente de la Asociación de Prensa norteamericana, destacando lo necesario y polémico que fue para los medios atreverse a dar la noticia.

No es la primera vez que en este mandato, ni en gobiernos anteriores, que los medios han tenido que publicar palabras impropias, asegura la columna del Times. Sin embargo, este caso resulta especial ya que define la postura real del presidente ante un tema tan sensible como los inmigrantes ilegales.  

 

La ONU declaró como racista los dichos de Donald Trump. Sin embargo, desde la Casa Blanca, el médico encargado de la salud del presidente negó que Trump tuviera cuadros psicológicos de un racista, y, luego de esto, no se refirió más del tema. Los medios aún están a la espera de que se den declaraciones oficiales sobre la acusación. Por el momento, dejamos el artículo del Washingtonian y la columna de opinión del New York Times respecto al dilema de los medios frente a los dichos de Trump.

 

Washington Post: “When the President Says It, We’ll Use It Verbatim” | Washingtonian

Profanity is a tricky thing for newsrooms. Many publications and broadcasters, clinging to sensibilities that they deliver hard-hitting information in language that’s still dinner-table appropriate, dance around whether or not to clean up a salty quote. But what happens when that blue language comes directly from the President of the United States?

After Donald Trump Said It, How News Outlets Handled It

Mr. Acosta, on CNN, the first network to broadcast the term without asterisks, said the word several times on-air, even as Mr. Blitzer opted for the more chaste “S-hole.” It is exceedingly rare for the country’s biggest news organizations to publish a quote that includes an expletive; usually, they employ a censored or blanked-out version.